EsPuMuKi de Navidad

psiq loco

Pumuki ha vuelto.

Me cuenta que ha estado interno en un centro de Planificación y Control Mental. Creo que es Nochebuena o algo parecido. Nos aburrimos. Entre mis papeles tengo una invitación a una conferencia sobre la figura de DFW.

Pumuki no accede a la propuesta.

Esto es como un salto en el tiempo. Me presenta a su amigo imaginario. Una suerte de artefacto prototipo de una inteligencia artificial con la que no sé qué pretende.

Tocan al timbre. Un aburrido bohemio nos trae la comida. Nos damos las manos. Saludos de cortesía. Montamos la mesa… Bla, bla, bla, comemos, bebemos, hablamos. Pumuki me pasa una nota en la que dice haberse masturbado encima de un libro de BIZ.

Me asegura guardar en sus cajones libros prohibidos de Bukowski que intercambió a hurtadillas con alguien en el centro. — [¿Contrabando de loqueros?]

—Necesito ver tu evaluación—, le digo. Abre su maleta, saca una carpeta y me la entrega.

Tratamiento: se le informa que siguiendo instrucciones de su psiquiatra virtual se le aplicará el mismo protocolo que a la persona deprimida, mujer deprimida del cuento de DFW. Leo.

Una suerte de magnetófono manejado por Pumuki emite ahora mensajes subliminales mezclados con luces estroboscópicas. —¡Apaga ya, demonio!—, le grito.

—No estoy loco—, me dice.

—¿Y por qué razón?—, le pregunto.

—Simplemente porque la enfermedad mental no existe. No es un padecimiento cuya naturaleza sea elucidada por la ciencia sino más bien un mito inventado por psiquiatras con aspiraciones de ascenso profesional y respaldado por la sociedad, pues valida soluciones cómodas respecto a personas problemáticas. (sic)

En su informe de evaluación expedido por el CPCM leo:

Ha mejorado en: Comprensión lectora, habilidad motora, capacidad de escupir, arrogancia, estupidez, comer caramelos, convulsiones endógenas, introspección, falsos trabajos, follar mentes y leer a poetas malditos… Malditos poetas…

Aburrido de leer verborrea megalómana me levanto del sillón, voy hasta la ventana del salón y veo que ya han colgado por las calles las luces de navidad.

Idea y acción: Busco mi rifle de largo alcance y desde la ventana empiezo a dispararle a las bombillas. Todos rien a carcajada suelta. ¿Existe la violencia artificial? Disfruto con las microexplosiones de colores. Quizá esta mierda tenga algo de espíritu navideño. No lo sé. Pero hay una catarsis espontánea que me sorprende.

Esto es como un salto en el tiempo. #En caso de duda consulte con su académico. Si no lo tiene se lo asignaremos sin recargo alguno#.

El bohemio ha tomado asiento. Nos pide que nos acerquemos. (Villancicos no, por favor).

—¿Somos ficciones?

En aquel momento, un niño pequeño que se encontraba en algún lugar de mi interior chilló a pleno pulmón, pero cuando abrí la boca no salió de mis labios ni el eco de aquel grito. Tenía miedo. Tenía pánico. No había tenido tanto miedo en toda mi vida. Pero era un miedo empaquetado, instalado en el estómago y me estaba corroyendo.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

La Lotería Apesta en 2014

No escarmientan. Después del show de los teleñecos del año pasado con la Caballé, Rafael y compañía “desgañitaos” han querido ellos arreglarlo un poco este año. Han querido tirar de la fibra sensible, del sentimiento barato, del huraño, del tacaño, del bueno, el feo y el malo y les ha salido una cagada aún mayor. La historia esta del bar con el cuponcito esperando en el sobre vais y se la contáis a otro porque a mí no me cuela.

La realización, producción, edición y el trabajo de los actores (de doblaje, en este caso) es muy buena. Eso tiene su mérito. Pero la sensiblería barata, esa falsa moral o compañerismo de maniquí podrán llegar a mucha gente en forma de mensaje, habrá quien se emocione, quien llore…pero a mí me da asco, me da vomitera compulsiva que se gasten esa millonada cuando este país está hundido en la miseria y pretendan convertir un anuncio en un espectáculo de sensiblería barata con el mensaje subliminal del capitalismo, sí, ese que te hará comprar, aunque esos veinte euros te dejen sin comer un día. Además, ¿los premios no se dan por la mañana? ¿Por qué el anuncio está rodado por la noche? Menuda cogorza se van a coger los falsos ganadores…. Yo me voy más a la realidad. Hace un par de noches me encontré sentados en un banco en plena noche a una familia rumana. Dos padres y dos niños pequeños, un chaval de 14 y una chica de 10. Les habían desahuciado. El banco les había quitado la casa y ahí estaban, en la puta calle, muertos de frío. El padre se me acercó, hablaba español perfectamente, me preguntó, después de contarme el drama en el que estaban inmersos, en qué podía ayudarles. Si podía llevarles mantas o ropa o lo que fuera para combatir el frío. No quiero dinero, me dijo. Yo le dije que no podía suministrarle ni ropa ni mantas. Pero le saqué un billete, no era de lotería, no, un billete de diez euros que le di. Las lágrimas de los niños, y los abrazos del padre valen para mí mucho más que el gordo del billete y el gordo camarero del bar.

No se puede ni debe jugar con los sentimientos de la gente con un anuncio falso y pretencioso.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

Sin título

gimnasia_ritmica

Hace cuatro años por motivos que son irrelevantes para esta historia vivía en Varsovia. Uno de mis compañeros me invitó a un campamento de jornadas abiertas donde entrenan los y las mejores atletas de gimnasia artística y rítmica. Quizá por casualidad, o por lo menos eso creo, conocí a TS, una muchacha muy delgada, creo que rozaba los dieciséis años. Una condenada atleta jugando a capturar la bandera, pensé.

Tenía una pasión incansable por los ejercicios, por la perfección más allá de todo logro.
Nunca lo bastante delgada, un kilo por aquí, un kilo por allá. Corría como un ciervo, saltaba como una gacela, era de las mejores, sería medallista, decían.

Hasta que un día apenas pudo caminar. Era anoréxica. La enfermedad le causó la perdida de la visión. Nunca había conocido a nadie tan obsesionado con su cuerpo como TS.

Pasó toda su vida persiguiendo algo que la destruyó.

Asegúrate que tu pasión no sea tu enfermedad.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

Extraños seres deambulan (II)

Para Juanito, con mucho cariño. Un gran alumno.

Le prestamos una cámara de fotos a Pumuki y nos vuelve con esto. La redacción de este blog, después de una larga reunión, ha decidido su publicación. Cualquier parecido con la realidad, más disparatada, sería pura coincidencia.

Fotos tomadas el Miercoles Santo en Almería 2014

IMG_2074 copia

IMG_2063

IMG_2079

IMG_2120

IMG_2127

IMG_2129

IMG_2130

IMG_2130 copia

IMG_2132

0001

IMG_2137 copia

IMG_2145 copia

IMG_2149 copia

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

¿Incienso(maníaco)?

sillón Pumuki

 

Pumuki, cómodamente sentado en su sillón orejero, después de llevar varias horas hojeando el nuevo DSM-V en su versión abreviada —el completo sale en octubre— me observa mientras apura una calada a un viejo habano. Su postura, algo sobreactuada, se pretende hacia lo histriónico, pues en el lapso de cuatro segundos deja el manual en el suelo y expulsa:

—¿Por qué en esta nueva revisión de los trastornos y enfermedades mentales no incluyen “el acto de esnifar incienso” como un trastorno relacionado con sustancias y trastornos adictivos?

—Seamos cautos, amigo, y de paso cerremos las ventanas.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email