Meta[personas] #3.

Pumuki se ha empeñado en recuperar un proyecto que empezamos y, no sé muy bien por qué, decidimos abandonar. Se trata de los episodios de meta[personas], de los que tan sólo publicamos dos entregas. Hoy, después de muchos meses, la tercera:

machine_stare_0Comenzaré 2016 caminando, igual que tú, me echaré a la calle para calmar mi ansiedad, esa que nos mece por todas partes, para encontrarme con todas esas formas, donde la energía se eleva a 2016 nanosegundos: inteligencias artificiales de las que me puedo enamorar, robots analógicos, autómatas que legislan, robots digitales, robots sucios, un trajeado empleado de banca empapado de Xanax, un camarero con mandil de librero, un librero con hojas en blanco, un motero componiendo canciones, bebedores de aloe, cantores del futuro, inmortales desesperados por morir, cabezas rapadas besándose por las avenidas, avenidas sin coches, mirones del Ministerio, genios del Deber, amantes de la Esperanza, votantes del Exilio, cocheras inundadas, un suicida que me explica que lo suyo ha sido un asesinato que ha salido mal, por eso hay tantos muertos en el parque, me dice; drones sin pilotos, cucharas volantes, mesones vacíos, matones en mi casa, velas incendiando salas de cine, mujeres azuladas, traumatismos, aneurismas, ansiedades, universos paralelos, un loco que defiende la teoría de cuerdas, el chico lumpen, que me observa con la mirada perdida por el efecto del éxtasis. Y al final de la calle, un colega, dormido. Me acerco sigilosamente. Lo observo, lo miro, lo palpo. A su lado, posado sobre la calle, un bote de Ambien. La tribu tecnológicamente superior siempre gana, me dijo uno de los mirones. Pero él duerme, le contesto. Duerme en los dos universos, le digo. ¿Y por qué estás tan seguro?, me pregunta.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email