Meta[personas]#4.

carreteMi vida en fotos. Mi diario en fotos. Mis locuras en fotos. Mis listas en fotos.
Sí, sigo haciendo listas. Es terapéutico. Mi psiquiatra me dice que en las listas descargo mi ironía, o quizá mis frustraciones, pero insiste en que siga haciéndolas, porque la simpleza de las cosas con las que me entretengo me hacen ser más grande. Es terapia, insisto. 
Y llego a la conclusión: —Depositamos nuestra confianza en el sistema de seguridad de las cabezas de misiles y nos olvidamos del lado humano, porque los problemas tecnológicos son sencillos y los problemas humanos son complicados (sic). Está el imperativo de guardar secretos y el imperativo de divulgarlos, como una suerte de mecanismo de defensa autóctono. Pero la necesidad vital de comunicación del ser humano hace que nos convirtamos en un conjunto inapelable y antropologicamente cuestionable. En cuanto a nuestra materia, la que nos compone, no se aleja de cuatro preceptos de física cuántica de manual. Lejos del complejo sistema de neutrinos, todavía quedan especímenes aburridos, sin nada que aportar. Mortales, que suspiran. En definitiva, lo que quería decir es que la clase media está derrumbada, pero me he ido por las ramas. Mea culpa. Yo tampoco voy a las rebajas ni sé que es una ganga, pero sigo estando vivo gracias a la ficción, y nadie se queda conmigo, ni yo con nadie. Quid pro quo. Joder, que me muerda Hannibal Lecter. La vida puede ser muy aburrida si la haces por turnos, mejor de corrido, aunque te falte el aire, pero no te dejes llevar por las fotos de familias falsas con caras de estreñidas, solo es humo, el humo de un día, mientras sus majestades también hacen de vientre. En fin, que no se enteran de nada. De nada lógico. El reloj de arena sigue y sigue…

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email