Ella era una puerta peligrosa

 

Ella era una puerta peligrosa al mundo.

Abismos, sangre y desorden escupían sus dientes…

Y debajo de sus manos escondía el cuchillo de haber existido cerca de los límites.

Los ojos normalmente grandes se oscurecían para bendecir su dolor,

tenía perfil de dolor…

Ella era una puerta peligrosa.

 

(Cristina Martín: La mujer-precipicio, Ed. Libros del Silencio)

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

Alamedas y psicotrópicos

Hay un frío, un viento,
una locura concedida,
la tierra ha puesto nombre a mis manos
dejando que tus palabras me surquen,
como equilibrista al borde del hilo
escucho mi temblor de adolescencia mal construida,

hay gente que nació sin nombre
y le pusieron la estaca
en un corazón de niño adormecido,

gente que caminamos soñando verdades,
calculando lagos en los que pudimos ser felices,
calles que siempre se llamarían
unas aire, otras nunca,

gente que balancea el cuerpo sin retorno
al par de miedos, fuegos, lagunas blanquiazules.

Hay ojos que son ciegos viéndolo todo,
luego existen ojos que lo ven todo y acaban cegándose.

 

(Cristina Martín: La Princesa Inca)

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

«Hay algo muy especial en Cristina», Gemma Nierga.

 

Así comienza el prólogo que la periodista y conductora del programa de radio “La Ventana” de la Cadena Ser hace para el poemario «La mujer-precipicio», publicado por Libros del Silencio.

Es el primer libro de poemas de La Princesa Inca (Cristina Martín).

Cristina es inteligente, una persona normal, que te puede desnudar con la mirada, porque te observa desde la intimidad y la barricada del tormento.

Es miembro de Radio Nikosia, colectivo creado para luchar contra la estigmatización de las enfermedades mentales.

Trabaja como jardinera y estudia Psicología en la Universidad de Barcelona.

Los médicos dicen que es bipolar y esquizoafectiva. Pero Cristina puede con cualquier diagnóstico, cualquier crisis, brote, con todos los rechazos y discapacidades porque tiene el don maravilloso de como dice ella «no estar loca sino soñar despierta.»

En este blog iremos abriendo espacios para ella, en los que dejaremos sus poemas, sus frases, sus reflexiones, su verdad, aunque la «Verdad no exista.»

El pasado 27 de marzo el diario «El País» publicaba un amplio reportaje sobre ella:

http://www.elpais.com/articulo/portada/versos/locos/Princesa/Inca/

Aquí os dejamos un primer poema de presentación.

Muchos de los que alguna vez hayáis sufrido insomnio durante noches y noches sabréis bien de qué habla y cuánta blanca oscuridad encierra.

El insomnio es blanco

El insomnio es blanco,
blanco como la cocaína,
mentira vendida, paraíso falso.

Blanco como los mármoles caros del cajero
donde duerme el vagabundo.

Blanco como las camisas de los empresarios,
de los que ordenan y crean insomnios a tantos.

Blanco como la blusa Armani
que come el sudor y la espalda doblada de mis padres.

El insomnio es blanco,
blanco como la luna, como la nevera vacía,
como el arroz hervido de los pobres.

Blanco como las sábanas blancas en las que lloras
porque no encuentras la salida.

El insomnio es blanco,
blanco sucio como el patio de la cárcel.
Blanco como las batas y las correas del psiquiátrico.

El insomnio es blanco.
Blanco, Blanco, Blanco.

 

 

«LA PRINCESA INCA VIVE A PELO, DESPROVISTA DE LAS CORAZAS CON LAS QUE EL RESTO PROTEGEMOS NUESTRA INTIMIDAD FRENTE A LOS DEMÁS.» (Gemma Nierga)


 

Cristina Martín


Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email