«Internet Safari», por Noel Ceballos, Blackie Books

internet safari¿Alguien sabe cómo funciona todo esto? Los medios no paran de utilizar, ya sin ser conscientes de ello, una metáfora que me fascina: la del incendio (o sacudida, o temblor, o revolución) en las redes sociales. Uno ya no obtiene sus quince minutos de fama en la era contemporánea, sino que todo tiene que pintarse como un brote de psicosis 2.0 que coloca a las masas al borde del colapso. Los virales no se popularizan: incendian Twitter. Lo mismo ocurre con los tuits de los futbolistas o los selfies de Rihanna.
Mi intuición es que todo tiene que ver con lo poco que, en realidad, sabemos de este gran experimento social que lleva ya más de quince años transformando nuestros cerebros. Nunca ha ocurrido nada así en la historia de la humanidad, lo cual me parece sinceramente emocionante por razones obvias: interconexión total, acceso a la información permanente, biblioteca de conocimientos casi infinita que podemos guardar en nuestro bolsillo, el mundo del mañana, etc. También me aterra, a niveles que ninguno de nosotros nos podemos explicar del todo y que, por tanto, nos llevan a ver cualquier pequeño movimiento en redes sociales como un incendio o un terremoto. Porque nos da miedo y porque, a nivel inconsciente, lo relacionamos todo con la catástrofe. Perdida absoluta de la noción de privacidad, anonimato, la edad de oro del troll, daño permanente a nuestra capacidad de socializar, los rumores sobre la Disneyland del crimen organizado que es la Deep Web (esa cara oculta de Internet que no aparece en ningún motor de búsqueda)… Internet es un tren bala hacia unos pastos brillantes y maravillosos, pero no podemos dejar de fijarnos en los nubarrones que se ciernen sobre ellos. Internet Safari pretende situarse en un exacto punto intermedio. Entre el pánico y la ilusión. Veamos que podemos encontrar ahí.

Queridos lectores, blogueros y mortales no os perdáis este libro, ensayo, manifiesto, reflexión sobre lo que nunca te atreviste a saber sobre Internet. (De parte de todo el equipo de este blog).

Fragmento escogido de «Internet Safari. Una expedición al lado salvaje de tu vida digital», por Noel Ceballos, Blackie Books, 2015.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

Las mejores novelas de 2012.

Debido a la excelente calidad de los trabajos publicados durante este año nos vemos obligados a ampliar a 15 los títulos que componen nuestra lista con las mejores novelas de 2012.

Después de una larga reunión (con brainstorming incluido; presentes: locos, cuerdos, mediolocos y casicuerdos), el equipo de redacción de este blog —una vez revisadas notas, reseñas, apuntes, memorias, citas, lecturas, relecturas y cuadernos— ha decidido que las mejores novelas publicadas en 2012 son:

Stewart Home: «Memphis Underground», Alpha Decay, 2012

Antonio J. Rodríguez: «Fresy cool», Mondadori, 2012

Andrew Kaufman: «La esposa diminuta», Capitán Swing, 2012

Anna Starobinets: «El vivo», Nevsky Prospects, 2012

Pablo Gutiérrez: «Democracia», Seix Barral, 2012

Juan Soto Ivars: «Siberia», El olivo azul, 2012

Nikolai Grozni: «Jóvenes talentos», Libros del Asteroide, 2012

Gonçalo M. Tavares: «Aprender a rezar en la era de la técnica», Mondadori, 2012

Justin Taylor: «Aquí todo es mejor», Alpha Decay, 2012

Mircea Cărtărescu: «Nostalgia», Impedimenta, 2012

Antoni Casas Ros: «Crónicas de la última revolución», Seix Barral, 2012

Juan Francisco Ferre: «Karnaval», Anagrama, 2012

Javier Gutiérrez: «Un buen chico», Mondadori, 2012

Vladimir Nabokov: «Cosas transparentes», Anagrama, 2012

Donald Ray Pollock: «El diablo a todas horas», Libros del silencio, 2012

 

—Nota: En una reunión de urgencia celebrada esta madrugada (presentes los arriba citados) el equipo de redactores de este blog ha decidido ampliar la lista a dos títulos más con mención especial para los mismos. Estos son:

Miqui Otero: «La cápsula del tiempo», Blackie Books

Yuri Andrujovich: «Perverzión», Acantilado

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

Jasper James Wolf. Look at me. I´m so cute.

 

crezco been brooks

 

Hasta ahora, los planes del día están saliendo bien. Mientras Ping consiga las drogas para mañana y vengan los que tienen que venir, la fiesta estará bien. Que algo vaya bien significa que he follado, me he emborrachado y me he drogado lo suficiente para sentir los efectos que nos describe el señor Gates en la clase de Salud y Desarrollo Personal y Social. Estoy bastante seguro de que se alcanzarán todos estos objetivos. El único que escapa a mi control es el primero, aunque será relativamente fácil de conseguir si vienen suficientes chicas. Si disparas muchas veces, al menos uno de los disparos dará en el blanco, quizá más. Y eso siempre es emocionante.

Después de reunir las provisiones necesarias, cogemos el bus hacia Elsmere, donde Mamá y Keith se están preparando para ir a Cornualles a visitar a los padres de Keith. Van a celebrar su cincuenta aniversario de boda en una fiesta en un pub. Seguramente no querrían que su hijo estuviera allí si supieran que es un asesino. Mamá tampoco tendría que ir, lo que no estaría mal porque seguro que el viaje es una mierda. Keith se emborrachará, le dirá que la quiere, la convencerá para practicar sexo anal y después la matará. Espero que no la mate. Si lo hace tendré pruebas definitivas de su culpabilidad. Ambivalencia. Tal vez intente escaquearse de los cargos de asesinato alegando que la muerte de Mamá fue el resultado de un experimento sexual que salió mal. La gente a veces hace esas cosas, lo he visto en las noticias.

BROOKS, Ben: «Crezco», Blackie Books, 2011.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

«Kapitoil», por Teddy Wayne (Blackie Books)

 



 

Existe una relación social determinada entre los

hombres, que a sus ojos, reviste la forma fantasmagórica

de una relación entre las cosas.

(Karl Marx, Das Kapital)


No me queda más remedio que ampliar la lista de mejores novelas de 2011. El motivo: «Kapitoil» se lo merece.

Pues ya que estamos, un humilde servidor no sabe si para otros (¿?) este libraco de la foto («Kapitoil» de Teddy Wayne publicado por Blackie Books) es bueno o no. Me da igual. Para mí si lo es: es una obra enorme y maestra, poderosa y reivindicativa.

El caso es lo que yo digo: «Kapitoil» es un acertado algoritmo, un perfecto dispositivo analítico sobre lo que somos para esos malditos controladores societario compulsivos que en sus encorsetados paraísos del poder nos manipulan, en fin, para ese sector dominante capitalista y cruel que nos ha traído a este incierto y desamparado presente. (Karim Issar, protagonista de este manifiesto proletario/urbano es mi nuevo héroe). (Fanático), contradictorio, locuaz… analítico, humano (cierto y necesario), en su íntegra lectura/aventura propone una creación, un programático intento de prevenir el caos a modo de elemento de control y predicción. La arquitectura de la narración es perfecta. Desde la primera linea presumes la intensa disposición de una serie de elementos que presagian lo mejor en el corpus Karim.

Para ello inventa, ¿cómo no?, pero además salvaguarda. Los intereses de las putas superpotencias están supeditados al petróleo. Allá dónde esté hay que conseguirlo. No importa el coste civil ni militar, ni cuántos mueran, ni la destrucción ni lo post ni lo inacabable. Lo importante es hacerse con el poder del oro negro cueste lo que cueste. Estúpidas guerras argumentadas y justificadas con cortinas de humo desplegadas desde despachos blancos y sangrantes (wag the dog).

Esta obra (maestra) en todo su recorrido moderno cultural y cosmopolita religioso (genial, por cierto) pretende, y por supuesto que lo hace, defender que no somos (ninguno de los que leéis esto ni el que por aquí cuenta) putos objetos para teje y maneje de unos cuantos pazguatos, sino todo lo contrario: personas, joder. Para ello, aún estando en cierto modo, dentro del sistema (ha creado) hay un recelo para él (Karim) implicito en su capacidad de observación y de empatía (para con el lector también), porque muchos de nosotros somos los que desfilamos por delante de los ojos de Karim, ojos creadores, pero también analíticos y comprensivos. Para él somos reales, tangibles; para los otros fantasmas, humo, números…

Kapitoil está narrada con el toque de una inteligencia superior. Una novela heróica, necesaria y humana, que prende fuego allá donde el hielo es disparado contra la humanidad esquivando vanidades y mortales argumentos de castigo.

Este libraco es de los buenos, de los grandes, de los necesarios en este corrupto caos económico capitalista que los pobres ciudadanos nos tenemos que tragar mientras unos cuantos pazguatos se fueron con todo lo que pudieron y otros se agarran a que mire usted señor cliente metropolitano axfisiado/sufrido, desahuciado/acribillado, antes es que cometimos muchos errores (libre mercado, no nos intervenían, matábamos por un puñado de Rusvelss). Eran otros tiempos, decían los Brothers and companías. Falsos corruptos subpayasos, les decía yo. Qué yankee. Qué explosivo. Fantasmas ellos, fantasmas falsos de la hipocresía. Pero, haya paz, porque el señor Wayne en un simulacro de deconstrucción ha parido a este nuevo héroe urbanita. Ocuparemos Wall Street aunque tengamos que ensuciarnos las manos con su maldito capital apestando a petróleo bañado en sangre. El aceite al final resbala.

Mientras haya ficción, mientras la Literatura nos acompañe en las ansiedades nuestras de cada día queda un hilo de esperanza. Kapitoil cuesta mucho, pero mucho quitárselo de la mente, y, además actúa como un buen calmante.

Yo de momento y en pro de mi salud mental seguiré leyendo cosas como estas aunque a determinado sector le moleste o piense que soy un desinformado o ignorante. Todos los días se aprende algo nuevo y se da uno cuenta que estos héroes de ficción son necesarios en el universo, necesarios y posibles allá donde los haya. Y en honor a PRRRRRoustttt me voy a comer una magdalena transgénica.

Si alguien se quedó anclado en los años cincuenta con G. García Márquez (y su realismo mágico) pues lo siento. (sin ofender a nadie, eh).

Aún estáis a tiempo de pedirle a los RR. MM. que vienen de Oriente, Kapitoil, petróleo no, por favor y veréis cómo se lo monta este nuevo genio/héroe del universo narrativo (intencionado).

 

A leer se ha dicho. Y vivan todos los Blackies.

 

Y a comprar muchos libros esta noche de reyes (¿?¿?¿?).


 


Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

Los 10 de 2011 (Narrativa)

 

El equipo de investigación del doctor Lem, Pumuki, el que se sienta y el duende verde os desean felices días y os presentan la lista de las mejores novelas de 2011 (para ellos).

Si os interesa cualquiera de los títulos podéis comprarlo haciendo click en la portada.

 

OLMOS, Alberto: «Ejército enemigo», Mondadori, 2011

 

BROOKS, Ben: «Crezco», Blackie Books, 2011


HERBERT, Julián: «Canción de tumba», Mondadori, 2011

 

DJIKIC, Ivica: «Cirkus Columbia», Sajalín Editores, 2011

 

FOSTER WALLACE, David: «El rey pálido», Mondadori, 2011

 

BÉIGBÉDER, Frederich: «Una novela francesa», Anagrama, 2011

 

FANTE, Dan: «Mooch», Sajalín Editores, 2011


VANN, David: «Caribou Island», Mondadori, 2011

 

PARDO, Carlos: «Vida de Pablo», Ed. Periférica, 2011

 

CARTARESCU, Mircea, «Lulu», Impedimenta, 2011

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email