Meta[personas] #1.

Como sabemos que os ha gustado Meta[personas]3, mientras trabajamos en la cuarta entrega os volvemos a publicar las dos primeras. Gracias.

Con mucho cariño, para mi gran amiga Mª del Mar Uriarte, siempre en el corazón.

Ernesto vive solo desde hace 2 años. Ocupa un pequeño apartamento a las afueras de K. Salón, cocina, baño, dormitorio, y estudio. En éste, Ernesto, ha instalado cientos de televisiones, puede que 254. Una por canal. Le da miedo usar el mando a distancia. Odia discutir. Así puedo ver la vida en conjunto sin necesidad de esfuerzo, dice. ¿Soledad global?

Carlos escribe novelas. A sus 30 y pocos años ya ha publicado 666 títulos. Empezó a escribir a los 16. Prolífico ejercicio cuando sólo escribo la primera y última página. Lo demás es relleno, engaño, abuso, le contesta al entrevistador. No creo en la estúpida ortodoxia de la exposición, [nudo] y desenlace. Rollo de aburridos, afirma. Yo sólo voy a lo que interesa, a lo que la gente lee.

Laura es cantautora. Se anuncia por internet. Sus ingresos son bastante altos. Laura le canta a los muertos. Compone canciones para ellos y acude a los velatorios. Cuando los familiares se retiran a descansar aparece ella en escena con su guitarra y unos papeles. Compone y canta. Ellos escuchan. Tiene una página con 75.254 fans en Deathbook. Le llaman la nueva BrainDeath. ¿Fenómeno? Todo muere, como ellos.

Atzael ahora vive en Praga. Decidió mudarse allí el mismo día en que murieron sus padres. Nunca nos explicó el motivo implícito en aquel salto a lo desconocido. Todos los días, veinte minutos antes del cierre, acude al cementerio judío de la calle París y roba algunos papeles que los visitantes dejan entre las piedras. Se conecta a Facebook todas las noches y copia esos mensajes. Su lista de amigos está vacía, pero él sigue, perseverante.

Daniel es dibujante. Tiene 12 años. No se anuncia en ningún medio. Recibe cartas manuscritas. Todas con el mismo empeño: por favor acuda lo antes posible a nuestro Hotel en la Ciudad (…). Por decreto omito los datos. Cuando llega, el director le recibe en su despacho. El Hotel siempre esta situado en el centro de la Ciudad, pero la Ciudad no existe, ha sido destruída, masacrada, arrasada por el monstruoso género humano. El director se levanta: —Daniel, por favor, queremos que nos dibujes una nueva ciudad. Necesitamos sobrevivir. Él Accede. Luego Pinta. Pero Nada es Tangible.

Layla fue nadadora olímpica. Ganó 2 medallas de oro y 3 de plata. Por razones de edad está retirada. No tiene domicilio conocido ni registros de entrada o salida en la red. Los veraneantes dicen que todas las mañanas nada playa adentro y rescata un cadáver. Por los testimonios recogidos en el estudio preliminar, siempre es el mismo cuerpo, con el mismo código genético y en distintos lugares. Hombre. Layla acude cada semana a un centro de Control y Planificación Familiar. El miedo le impide entrar. ¿El resultado?

Sven trabajó como broker. Se forró. Fue listo y se largó a tiempo. Su mujer alega enajenación mental transitoria. Quiere pasta y divorcio. Le explica al juez que la labor de Sven es viajar de lugar en lugar por todo el mundo (sub) y buscar a las ancianas y pobres vendedoras de flores. Les paga desproporcionadas sumas de dinero por las mismas. Después, llorando durante todo el camino, regresa al hotel, las pone en un jarrón y en mitad de la madrugada se va sin pagar. Él lo llama: Altruista Reparto Voluntario del Poder en Mis Manos. El juez rechaza la demanda y añade: Es una gran labor. Aprendizaje meta, meta, no sé qué, pero lo es. Martillazo.

En fin, historias de cuerdos en este mundo de locos.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email