La futura NANA del mundo

Palahniuk, Chuck - Nana

No te haces periodista porque se te dé bien guardar secretos.

Ser periodista consiste en contar. En transmitir las malas noticias. En extender el contagio. La mejor historia de la Historia. Esto podría ser el fin de los medios de comunicación de masas.

La canción sacrificial podría ser una plaga propia de la Era de la Información. Imaginen un mundo donde la gente huye de la televisión, de la radio. De las películas, de Internet, de las revistas y de los periódicos. Donde la gente tiene que llevar tapones en los oídos igual que uno se pone condones o guantes de goma. En el pasado, a nadie le preocupaba mucho tener relaciones sexuales con desconocidos. Y antes todavía, nadie se preocupaba por las mordeduras de las pulgas. Ni por el agua sin tratar. Ni por los mosquitos. Ni por el amianto.

Imaginen una plaga que se transmita por los oídos.

Los palos y las piedras te pueden romper los huesos, pero es que ahora las palabras también te pueden matar.

La nueva muerte, esta plaga, puede venir de cualquier parte. De una canción. De un anuncio que has oído sin prestar atención. De un noticiario. De un sermón. De un músico callejero. Un vendedor telefónico te puede matar. Un profesor. Un archivo de Internet. Una tarjeta de felicitación por tu cumpleaños. Una galleta de la suerte.

Un millón de personas pueden ver un programa en la tele y a la mañana siguiente estar muertos por culpa de una melodía publicitaria.

Imaginen el pánico.

Imaginen una nueva Edad de las Tinieblas. La exploración y las rutas comerciales llevaron las primeras plagas de China a Europa. Con los medios de comunicación de masas, tenemos un montón de canales nuevos de transmisión.

Imaginen los libros ardiendo. Y las cintas y los archivos, las radios y los televisores, todo yendo a la misma hoguera. Todas las bibliotecas y librerías resplandeciendo en medio de la noche. Gente asaltando las estaciones repetidoras. Gente armada con hachas atacando los cables de fibra óptica.

Imaginen gente entonando oraciones, cantando himnos, para ahogar cualquier sonido que pudiera traer la muerte. Tapándose los oídos con las manos, imaginen a la gente rehuyendo cualquier canción o discurso donde la muerte pudiera estar codificada igual que un lunático envenenaría un frasco de aspirinas. Cualquier palabra nueva. Cualquier cosa que no entendieran sería sospechosa, peligrosa. Evitada. La comunicación en cuarentena.

Chuck Palahniuk.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

We have to fight!!! (…)

… (fight) -> contra el poder, el orden, los métodos, la buro(publi)cracia, el monstruo financiero, el caos (presuntamente ordenado), las palabras fantasmas, la hipocresía, la Iglesia (reducto de…) rellena con lo que te salga de los cojones, los puntos suspensivos claro… las mafias, los altivos, los cautos, los incautos, la mentira, la censura, los censores… ¿Sigo? Me da igual lo que pienses. Sí: el capitalismo, los capitalistas, los Wall, los bordes, los que manejan, los que nos manejan, los que no leen, los que te tachan en una lista, los que te marcan con un número, los que te señalan con el dedo, los que conspiran. Lucha, fight contra todo y no te creas que lo que pintan como belleza es verdad. Nos engañan, sí. Todo lo manifactubello es un puto fake (mainstreams incluidos).

¿En qué piensas?

¿Tienes miedo? Sí. Yo también. Ya somos muchos millones.

Si me pongo a enumerar me pierdo, con los putos miedos, claro.

No sois vuestro trabajo, no sois vuestra cuenta corriente, no sois el coche que tenéis, no sois el contenido de vuestra cartera, no sois vuestros pantalones. Sois la mierda cantante y danzante del mundo.

Foto: Facebook de Gio McCluskey

Si quieres empezar por algo (de lucha, claro) afíliate a «El Sindicato».

Nos vamos viendo.

Borregos, sí. Todos.

el sindicato megustaescribir

¿Qué?

Tal vez nos convirtamos en leyenda, tal vez no.

«No», digo, pero aún así, espera.

(Chuck Palahniuk, claro).

PERO USA LA PALABRA, DE MOMENTO. LOS PUÑOS, NO.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email