Las Lecturas Del Loco (Pumuki, Doctor Lem…)

Por orden de aparición:

LEINE, Kim: «Tunu», Lengua de Trapo.
TRUEBA, Jonás: «Las ilusiones», Periférica.
LOE, Erlend: «Naíf. Súper.», Nórdica Libros.
KRATOCHVIL, Jiri: «La promesa de Kamil Modracek», Impedimenta
CHOMSKY, Noam: «Las sublevaciones democráticas globales», Pasado y Presente.
LANCHESTER, John: «Capital», Anagrama.
LEADER, Darian: «¿Qué es la locura?», Sexto Piso.
FONTANA, Josep: «El futuro es un país extraño», Pasado y Presente.
PRICE, Richard: «The Wanderers. Las pandillas del Bronx», Roja y Negra.
SHAKUR, Assata: «Una autobiografía», Capitán Swing.
ROTH, Joseph: «El Anticristo», Capitán Swing.
TOMEO, Javier: «Constructores de monstruos», Alpha Decay.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

Los 10 de 2011 (Narrativa)

 

El equipo de investigación del doctor Lem, Pumuki, el que se sienta y el duende verde os desean felices días y os presentan la lista de las mejores novelas de 2011 (para ellos).

Si os interesa cualquiera de los títulos podéis comprarlo haciendo click en la portada.

 

OLMOS, Alberto: «Ejército enemigo», Mondadori, 2011

 

BROOKS, Ben: «Crezco», Blackie Books, 2011


HERBERT, Julián: «Canción de tumba», Mondadori, 2011

 

DJIKIC, Ivica: «Cirkus Columbia», Sajalín Editores, 2011

 

FOSTER WALLACE, David: «El rey pálido», Mondadori, 2011

 

BÉIGBÉDER, Frederich: «Una novela francesa», Anagrama, 2011

 

FANTE, Dan: «Mooch», Sajalín Editores, 2011


VANN, David: «Caribou Island», Mondadori, 2011

 

PARDO, Carlos: «Vida de Pablo», Ed. Periférica, 2011

 

CARTARESCU, Mircea, «Lulu», Impedimenta, 2011

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

VIDA DE PABLO: AMOR Y ESO, VIDA

 

«El rostro del vasto mundo de plástico, supermodelado y vacío.» (Carlos Martínez Rivas)

 

«Vida de Pablo» bien podía ser una novela modernista, y, apurando, hasta post (modernista), pero más que ser, esta novela escrita por Carlos Pardo y publicada por Editorial Periférica, tiene y ejerce la virtud de poseer en sí misma un manifiesto vívido y existencialista donde los parámetros marcados por el narrador fijan de antemano un universo individual y colectivo en el que el yo presente, el yo pasado y recurrente se situan, como paradigma, entre las vidas de todos los personajes, para traernos la experiencia de la vida y el fracaso; la existencia y el desánimo; el amor y los deseos; la realidad y la marginación.

Una estructura creada para montar un argumento es siempre valida desde el punto de vista más sencillo, sin más argucias que su propio estilo. Esta novela establece una necesidad de compartir implicitamente la propia coherencia argumental que se presume desde el principio. Su sencillez es elegante y vanidosa, culta y ordenada. Sus personajes se mueven con tranquilidad y dialogan con un lenguaje propio y moderno, aprehendido sin más, y, por tanto catálogo de muestra de muchas voces. «Vida de Pablo» se realiza sola, mostrando el genial talento del autor para recrear sin más método que el lenguaje una galería de individuos que te hacen sentir vivo.

El autor no pretende moralejas ni sermones; lejos de todo esto, expone a sus protagonistas, los capta en cámara lenta, los deja abrirse a sus miedos y emociones y finalmente, con un artificio de narración excelente los deja siempre en la cuerda floja, justo en ese punto donde flaquea el riesgo de verse a sí mismos enfrentados con el universo que les ha tocado, un universo donde están y al que pertenecen, pero en el que no se ubican ni se autorrealizan. Tiran del bar, de la noche, del tren de provincias que siempre llega tarde, quizá hasta de la anhedonia, ¿quién sabe? Por ellos, que no quede.

Son, eso sí, antihéroes de sus propios destinos, intrusos de unas vidas que fluyen sin más, a la espera de algo que nunca llega;  pero a la vez son románticos, artistas, amantes, bebedores, soñadores, lectores, escritores, filósofos…en fin: seres humanos, vidas en proceso de construcción donde el escalón final se desdibujó.

«¿Qué es mi vida?» «¿Qué es una vida», se pregunta Carlos, el protagonista/narrador.

Una duda que recorre toda la novela y que se enmarca como lema generacional, un planteamiento exigente y arriesgado que se entromete en toda una generación que muchos fuimos y seguiremos siendo aún después de haber alcanzado límites, aún después de haber amado, (querido), sufrido, malvivido, creado y argumentado.

Y Pablo, Carlos, María Jesús y Ricardo son el amor, un amor que gira sobre sí mismo, un amor cierto y confesional en el que se va centrando el vitalismo triunfal del argumento. Porque todo vale allá donde estén Pablo y Carlos, sus vidas, las de los demás, sus amores, sus deseos, sus triunfalismos y sus fracasos enquistados en una vida pendiente de las imágenes que ya quizá no valga la pena mostrar. Y Carlos será la voz, el bálsamo de la comedia o la tragedia, porque en su amistad existirá la distancia o, quizá la equidistancia de las vidas comunes marginadas.

«Vida de Pablo» es una gran novela que merece mucho la pena leer y sentir con todo su coraje, porque es eso: VIDA.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Email